Registro Sanitario

registro sanitario

Registro Sanitario de alimentos, ¿Qué es?

El Registro Sanitario de Alimentos o el correctamente llamado Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos se regula por el Real Decreto 191/2011, de 18 de febrero, que tiene como finalidad la protección de la salud pública y de los intereses de los consumidores y facilitar el control oficial de las empresas y establecimientos sometidos a inscripción.

Este Registro sanitario tiene carácter nacional y público de tal manera que todas las personas pueden acceder a él y comprobar si una determina empresa está inscrita o no.

Quién debe inscribirse en el Registro Sanitario de alimentos

Deberán inscribirse en el registro sanitario los establecimientos de las empresas alimentarias o las propias empresas que reúnan los siguientes requisitos:

1º.- Que la sede del establecimiento o si no existe establecimiento la sede o domicilio social, esté en territorio español.

2º.- Que la empresa tenga por actividad:

  1. Alimentos o productos alimenticios destinados al consumo humano.
  2. Materiales y objetos destinados a estar en contacto con alimentos.
  3. Coadyuvantes tecnológicos utilizados para la elaboración de los alimentos.

3º.- Que realice alguna de las siguientes actuaciones:

  1. producción, transformación, elaboración y/o envasado,
  2. almacenamiento y/o distribución y/o transporte
  3. importación de productos de otros países no pertenecientes a la UE

Si la empresa exclusivamente manipula, transforma, envasa, almacena o sirve alimentos para su venta al consumidor final, no está obligada a inscribirse en el registro sanitario. Eso sí, deberán inscribirse en los registros de comercios minoristas de cada Comunidad Autónoma.

Qué significa el número del Registro Sanitario

El número de registro general sanitario es únicamente para identificar de forma administrativa a la empresa. No existe obligación por parte  de la empresa de utilizar este número en la etiqueta.

El ámbito territorial del registro no marca diferencias en cuanto a las garantías del control oficial sobre los mismos ejercido por la autoridad competente. Asimismo, el hecho de contar con este número de identificación del registro sanitario no exime a la empresa de cumplir todos los requisitos legales establecidos por la legislación.

Procedimiento de inscripción

La única condición necesaria para que se tramite la inscripción en el registro general sanitario es presentar una comunicación previa ante las autoridades sanitarias de la Comunidad Autónoma donde la empresa tenga su domicilio.

En esa comunicación, se deberá indicar el nombre o razón social, el NIF o CIF según proceda, el objeto de todas las actividades que se van a desarrollar por la empresa y la sede del establecimiento o el domicilio social para el caso de que no se tenga establecimiento.

Una vez recibida esta documentación, la Comunidad Autónoma lo comunicará a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) que procederá a realizar la inscripción y a asignar el número de identificación.

Dado que cada Comunidad Autónoma tienes sus propias reglas, dependiendo de dónde presentemos la documentación pueden que nos soliciten alguna cuestión más. Así, por ejemplo, existe en algunas Comunidades Autónomas la obligación de presentar una pequeña memoria en la que se explique las actividades que se van a realizar, los productos que se van a comercializar, un listado de proveedores, etc.

Se debe tener en cuenta en este sentido que si no se tiene esta información, no será obligatorio facilitarla salvo que así lo disponga expresamente alguna norma de la Comunidad Autónoma.

Es importante tener en cuenta que una vez que solicitamos la inscripción en el Registro Sanitario, probablemente tengamos una visita del inspector para comprobar y analizar nuestra empresa y actividad. Ante esta visita deberemos estar preparados para cumplir con todos los requisitos legales y que básicamente son:

–       Disponer de la documentación técnica: sistema de autocontrol o sistema de análisis de peligros y puntos de control crítico (APPCC).

–       Que todos los productos que tengamos cumplan los requisitos legales y técnicos en cuanto a su composición y a las etiquetas de productos.

–       Si trabajamos con complementos alimenticios, que estos estén correctamente notificados.

Esta información básica deberá facilitarse en caso de visita del inspector incluso si como sede de la empresa usamos una oficina alquilada, espacios de trabajo, oficinas virtuales, etc. En este último caso, deberemos preparar a la persona que esté en ese lugar para que cuando llegue el inspector se le dé la información básica y demostremos que allí está la empresa.

Cuidado en este sentido con facilitar domicilios con personas que desconocen por completo la actividad o que están vacío, pues el inspector en estos casos dará de baja a la empresa en el registro sanitario.

En LegaleGo Nutrition como consultoría seguridad alimentaria especializada en complementos alimenticios, nos encargamos de realizar todas las actuaciones necesarias para que la empresa se inscriba correctamente en el Registro Sanitaria ayudando en todo momento a que la visita del inspector sea confirmatoria y satisfactoria para todas las partes.